Fin al Presidencialismo

La nueva Constitución es la oportunidad para  reestructurar y redistribuir el poder del país, modificándolo hacia un sistema mixto semi-presidencial o semi parlamentario, que sea de fácil reforma y que deje atrás el hiper  presidencialismo, pues éste concentra gran parte del poder en una sola  persona e implica que los ciudadanos nos mantengamos total y  absolutamente al margen de las decisiones de gobierno, estando  limitados a elegir un mandatario que más bien parece un soberano y que  no se encuentra sujeto a nuestra voluntad. 

Leave a comment